lunes, 27 de agosto de 2012

Mozart, "Le nozze di Figaro", concepto de móvil y extra-escena.


Formas de expresión (de lo falso y lo verdadero), la verdadera confusión.
Todo es falso, entonces B está leyendo. A quiere convencer a B de que lo ayude con un engaño para un tal C. A, ha tramado un plan que incluye la presencia de B, porque lo ha pensado bien y se ha dado cuenta de que solo no podría. Decide entonces declinar parte de su ganancia con B, para que lo ayude con su plan. A entra e interrumpe a B y hablan. B, por su parte, va a superar el plan de A, tramando inculparlo, y quedarse con la totalidad del beneficio que traería el engaño de ese tal C. A comienza a actuar lo que tendría que actuar B frente de C, para que C revele su secreto. Como si A fuera B y como si B fuera C. La transformación de la transformación. Nada resulta verdadero. Sin embargo, C el que antes era B, atiende las explicaciones, tanto y con tanta ingenuidad, que ya no sabemos si es C o es B.
El extra-escena es una manera particular de construcción de las afirmaciones y enlazarlas como vehículo gramatical de lo creativo a nivel de abstracción pura. Es la geometría que se abre camino ente lo que no existe todavía, planificando la flor, haciéndola del discurso de la geometría.
La noción de móvil aparece como dionisíaca frente a lo apolíneo de la extra-escena. Es lo que da vigor a las ideas, esa vehemencia que sostiene lo ya planificado, sostenido a su vez por esa intención de plenitud. Una efímera y falaz sensación de encumbramiento y liberación de la opresión social es lo que se persigue siempre en estos casos, el móvil. A.B y C a la prensa, todo el peso del tótem. Una estrella fugaz, un falo gigante cae del cielo justo cuando B cruzaba una pirca de piedra y muere casi instantáneamente. Cae justo sobre la pirca que divide la casa de A de la de C. A y C mueren uno a manos del otro disputándose el falo, peleando sólo con su cuerpo tipográfico. Nadie más que ellos estaban vivos. Todo es verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario