domingo, 19 de agosto de 2012

Dominguea el repechaje



A veces hay que hacer borrón y cuenta nueva, o sea tomar una goma y frotar un papel escrito hasta que la superficie quede en blanco. O quizá sólo con deslizar la mano suavemente por alguna superficie en particular ya es suficiente. ¿Y hay que hacerlo de nuevo de una manera distinta, si el paraíso existe entre el gerundio de tipear estas palabras y no en ese póstumo sinsabor jubilatorio del boludo alegre, cómo llevar comida a la boca, masticar y tragar? Llevar a la práctica lo que hemos pensado puede ser el castigo por creer en que la eternidad existe. Entre lo que se planea y lo que la vida propone concretamente, siempre existe un diálogo muy hijo de puta. La práctica siempre nos muestra que existe una distancia entre lo pensado y los hechos. Será tiempo de expulsar o dejar salir los residuos corporales relacionados con la alimentación. Los hechos tienen sus raíces, como frotar con las uñas una determinada parte del cuerpo, la consecuencia de algo, abrir la boca bien grande y soltar un suspiro lento, lento, lento... ah... entregar la vida!...

No hay comentarios:

Publicar un comentario